lunes, 6 de diciembre de 2010

PROTÁGORAS: Un Sofista puede más que un Abogado

En la antigua Grecia, sabemos que los sofistas eran muy conocedores de las distintas leyes, las cuales regían en toda la polis. Pues, no es extraño que los primeros "abogados" hayan sido algunos sofistas, algunos filósofos y sobre todo varios retóricos. Sucede que a los antiguos griegos les gustaba mucho argumentar bien sus posiciones y por esa razón cuando ocurría alguna disputa legal (actualmente una litis), los primeros en ser llamados para defender a las personas (si estas lo requerían) eran los sofistas o los retóricos. Recordemos el caso de Lisias(1), un logógrafo (quien escribía discursos para los litigantes) y experto en la oratoria judicial ática. Lisias estuvo aun paso de cumplir el trabajo de un "abogado" al defender a Sócrates, quien había sido llevado al tribunal por acusación de Anito, Melito y Licón, sus discípulos. Sin embargo, nosotros ya conocemos la historia y Sócrates rehusó su ayuda, defendiéndose asímismo. Pues bien, los sofistas griegos no podían ser la excepción y así como conocían de leyes, también conocían muy bien de retórica y de jurisprudencia (es por ello que en el estudio de la Argumentación Jurídica se habla de la retórica  - teoría de Chaim Perelman, filósofo jurista belga sobre "La Nueva Retórica" - y de la jurisprudencia - tenemos la obra "Tópica y Jurisprudencia" del filósofo jurista alemán Theodor Viehweg - y ambos empiezan su obra citando a los griegos como precursores de la argumentación), por esta razón los sofistas salían victoriosos de aquellas "litis", por la extraordinaria disertación, el ejemplar discurso oratorio y la excelente calidad, claridad y persuasicón en su lenguaje. Como dijo Nietzsche "Los antiguos griegos eran muy habladores y muy persuasivos, pues en una oportunidad convencieron a un hombre tartamudo, diciéndole que era el que mejor hablaba de toda la polis y ¡He ahí surgió el gran Demóstenes!!".
Empero, los sofistas cobraban muy caro (precio elevado) sus lecciones de retórica como de leyes y eso lo sabía muy bien un sofista llamado PROTÁGORAS(2), quien era natural de Abdera y que por cierto fue amigo de Pericles. Sócrates admiraba mucho a Protágoras por su bella elocuencia en las palabras y porque para él, fue uno de los que mejor argumentaban en todo Grecia. Incluso Platón(3) quedó estupefacto al enterarse que Protágoras había obtenido grandes beneficios económicos gracias a la enseñanza pública y por cierto, con mención a sus honorarios, hace decir a Protágoras: "Cuando (un discípulo) ha aprendido conmigo, si quiere me entrega el dinero que yo estipulo, y si no, se presenta en un templo, y, después de jurar que cree que las enseñanzas valen tanto, allí lo deposita".
Y hablando de honorarios y enseñanza pública, Diógenes Laercio nos cuenta que las clases que daba Protágoras eran muy caras y los únicos que estaban en posibilidad de pagarle, eran hijos de griegos o extranjeros con buena posesión económica, sin embargo, cierto día Protágoras aceptó como discípulo a un joven de nombre Evatlo (Euathlus), quien era un muchacho muy pobre, pero con mucho empeño para ser Abogado. El pacto estaba acordado, Protágoras decidió enseñarle a cambio de que le pagase el dinero al acabarse sus estudios y éste gane su primer caso como "abogado".
Sin embargo, al culminar sus estudios, el joven Evatlo no aceptaba ningún trabajo que tuviera que ver con el de defender un caso (ir a un tribunal), pues Evatlo pensó que de ese modo conseguiría burlar (evadir) la propuesta pactada con Protágoras. Evatlo creyó ser más listo pues había recibido las clases y no se veía en la obligación de pagarlas., Pero Protágoras, nada tonto, decidió demandar a Evatlo y este le dijo:

"Las razones por las cuales estoy ante este tribunal aun no las comprendo bien, pero lo que si comprendo es que la justicia está de mi lado y no del lado de los injustos".
"La justicia está del lado de los justos, de aquellos que obran bien, no de acuerdo al corazón, sino de acuerdo a la razón y por lo tanto estimado Evatlo, si tu fueras un hombre justo ¿entonces porque estás aca?" - comentó Protágoras

"Si yo estoy aca es porque he sido víctima de una injusticia, pero te demostraré que tu demanda no procederá, porque los dioses no pueden castigar a quien con justicia actúa, pues te recuerdo que si tú me ganas, yo igual no tendré que pagarte nada" - refutó Evatlo

"Entonces estimado Evatlo, muestrales al tribunal, a los señores del jurado que tú "tienes" la razón y también muestranos como argumentas eso que dices, pues será interesante escuchar de una mente tan joven una magna sabiduría". - contestó Protágoras
Entonces concluýó Evatlo diciendo al sofista:
"Escuchame bien Protágoras y prestame mucha atención: Si tú ganas este caso, yo seguiré sin haber ganado un solo caso y por tanto, no tendré que pagarte; pero si el caso lo gano yo, entonces por mandato judicial, tampoco tendré que pagarte".
A lo que Protágoras respondió:
"Un espléndido argumento joven Evatlo, pero fíjate que nada de eso sucederá. Porque si yo gano el caso, tendrás que pagarme por mandato judicial; pero si el litigio lo ganas tú, ya habrás ganado tu primer caso y entonces, apelando a los términos de nuestro pacto, como dos hombres de palabra, tendrás igualmente que pagarme".
Hubo silencio total y al final el jurado no pudo resolver tales argumentos.
SI usted fuera el juez, ¿a quien le daría la razón?..he ahí un problema filosófico.
------------------------------

Notas:

(1) Lisias, (Atenas, 458 - 380 a. C.) fue uno de los diez oradores áticos.Tenía un talento incomparable para adaptar sus discursos al carácter de sus clientes. Los rasgos más destacados de su estilo, como demuestran las obras que de él se conservan, eran la pureza, la sencillez y la claridad. Llegó a escribir 233 discursos, de los que sólo se ha conservado una treintena. Sus discursos más conocidos son Contra Eratóstenes, Contra Simón y Sobre el asesinato de Eratóstenes. Platón alude a Lisias y su familia al principio de La República y en el Fedro.
(2) Protágoras de Abdera - Πρωταγόρας (485 a. C.-411 a. C. aproximadamente), sofista griego. Experto en retórica que recorría el mundo griego, cobrando elevadas tarifas por sus conocimientos acerca del correcto uso de las palabras u ortoepeia. Platón le acredita como el inventor del papel del sofista profesional o profesor de "virtud", entendida como conocimiento y habilidad para tener éxito mundano.Fue un pensador viajero, celebrado y necesitado allí donde fuera. Uno de los primeros ateos en la historia, aunque para otros, el primer agnóstico.
 (3) Ver el Diálogo de Platón que lleva por título Protágoras.

1 comentario:

  1. Es fascinante recordar a los sofistas cómo Protágoras, Gorgias y Lisias entre otros.

    !Felicidades y saludos cordiales!

    Gabriel

    ResponderEliminar

Visitanosen

Academia.edu

Contáctenos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *