martes, 17 de diciembre de 2013

FANÁTICO : Etimología y significado

Breve análisis etimológico de la palabra "fanático"

                                                                                                            Por: David Efraín Misari Torpoco (*)

Muchas personas tienen la mala costumbre de llamar "fanático" a cualquier individuo que pregone o profese admiración por alguna persona o alguna cosa, siendo el sentido más habitual, designar "fanático" en el campo religioso. Pero empecemos por el origen y significado de la palabra "fanático".

El término "Fanático", proviene del latín fanaticus, el cual deriva de la palabra fanum que significa "templo" o "santuario". Los antiguos romanos, relacionaban este término con el verbo "for","fari", que venía a significar "hablar solemnemente en público". 

FANUM, propiamente hablando, venía a ser un lugar sagrado por consagración o designación oracular, y este término era empleado para aquellos lugares en que se veneraban y se rendía culto a los dioses (paganos) de la mitología en la antigua Roma y Grecia, durante los tres primeros siglos antes de la era cristiana.

Muchos académicos y estudiosos de las lenguas clásicas y semíticas, sobre todo algunos renombrados indoeuropeístas, sostienen que la palabra latina fanum, contiene la misma raíz indoeuropea *dhes-  vinculada a conceptos o nociones de carácter religioso, lo cual dio origen en griego, a la palabra "Theos" (dios).

Retomando el vocablo FANATICUS, encontramos también en la historia de las lenguas, que esta palabra designaba -en primer lugar- a un servidor de algún templo o fanum, como los porteros o vigilantes nocturnos que velaban con gran celo, estos santuarios, eran conocidos. Y poco tiempo después, empezaron a relacionar este término (fanaticus) solamente para aquellos adeptos exclusivos de un templo, santuario o divinidad.

Por último, debo decir que durante el siglo I a.C., se desarrolló un verbo "fanor" y luego "fanari", que tenían como significado "estar poseído por un espíritu o fervor divino, delirante y  frenético", lo cual generó un nuevo sentido para la palabra fanaticus (esto es, delirante, lleno de fulgor religioso). Algunos estudiosos del griego, han podido identificar, que esta palabra también podría provenir de "phainos" o "phaino", que venía a ser como una especie de "exaltado religioso", con el cual se designa a un fanático.

Es así, como a partir del siglo I y II, luego de la muerte de Cristo, los primeros cristianos empezaron a ser llamados "fanáticos" por los romanos, al hablar y dar testimonio de Jesús.

Comentario personal:

Debe quedar en claro, que esta palabra "fanático", solo puede ser usada o empleada en el ámbito religioso y para los religiosos que actúan de manera exagerada o llegan a un grado extremo de considerar sus propias creencias al punto de imponerlas a los demás a la fuerza o recurriendo a métodos extremistas.

En el mundo, cada persona tiene la plena libertad de creer en lo que desee creer o considere correcto. Para el cristiano, creer en Dios y depositar la fe en Jesús (aceptándolo como su salvador), no debe ser muestra de un fanatismo, buscando imponer a los demás su propia fe o creencia. El verdadero cristiano, no impone nunca su creencia, solo la comparte, pero entiende a su vez, que al final, es solo la persona, quien decide creer o no en Dios. Un cristiano que llegue al extremismo religioso, fácilmente se convertirá en un fanático y perderá su camino, como también su propósito. Un verdadero seguidor de Cristo, no debe actuar de manera fanática, sino de manera prudente.

-----------------------------------

(*) Escritor, ensayista, investigador y filósofo peruano.

1 comentario:

  1. Excelente articulo ha sido de mucha ayuda. Claro cabe destacar que la verdad es la verdad no se impone se da a conocer. Jesus dijo; y conocereis la verdad y la verdad os hara libres.

    ResponderEliminar