martes, 17 de abril de 2018

Epístola VII a Jonathan Abanto (Octubre 2012)


Karissimo Amico:
Falta poco más de un mes para dar fin a mi fascinante y hermoso exilio. Desde que decidí apartarme de la turba y refugiarme en el templo de mi propia existencia, he leído como nunca. Grandes mentes del pasado me daban el sustento literario y filosófico, mientras que el ave de minerva, me traía a diario en su pico, el alimento material, a veces un poco de frutas y otras un poco de pan, miel y vino. ¿Sabes? Hay veces en que es bueno que el hombre se tome un tiempo a solas ¡lejos! incluso de la familia y amigos. Apagar por un buen tiempo el celular y cerrar las redes sociales, ayudan mucho a olvidarse de las banalidades y distracciones superfluas a los que te tiene mal acostumbrado este sombrio mundo. Apagar el celular y guardarlo, es acordarse más de uno mismo y dedicar más tiempo para tus trabajos o estudios personales. Vivimos por breve tiempo y no debemos desperdiciar los pocos momentos que tenemos en esta lóbrega y cuasi-efímera existencia, en hacer nada productivo. Que nuestro ocio no alimente el aburrimiento, el tedio o se convierta en la madre de todos los vicios, sino, por el contrario, que éste ocio que Júpiter nos concedió, sirva para producir nuestras obras, leer mucho o aprender lenguas de manera personal. Si bien, la instrucción o enseñanza que podamos recibir de algún profesor o alguien que sepa más que nosotros pueda ayudar, valoro más la formación y preparación personal, la misma que tiene que ser sigilosamente trabajada, gracias a la disciplina y temperancia que uno mismo se establezca como rutina. Por cierto, en tu email me preguntabas ¿no extrañas la universidad y la facultad de derecho? Pues déjame responderte que desde que salí de aquella facultad y empecé mis estudios dedicados a la filosofía, no hice otra cosa más que pensar en ella. Pero mejor te lo resumo en una sola línea: el derecho fue mi esposa, pero la filosofía es mi amante. Y no sabes lo bien que la paso con mi amante, disfrutando de su sapiencia y dejando atrás mi docta ignorancia. Por ejemplo, mañana me toca leer al maestro Séneca desde muy temprano, sus epístolas a Lucilio y sus breves escritos sobre la vida, la felicidad, la ira, la clemencia y la pobreza, me van enseñando que debo dejar lo material, lo banal, lo superfluo y buscar la simpleza de la vida, destilando mis pasos en el amor a la escritura o la lectura, la contemplación de la belleza a través del arte y la lucidez para pensar las cosas antes de tomar decisiones nefastas. Por la tarde, seguiré leyendo al indomable, desobediente, rebelde, pero genio, sobresaliente e inteligentísimo Chamfort, el francés tiene picardía en sus escritos y sagacidad, sabe cuando ser un mago con las palabras, pues pareciera como que te enseña lecciones morales, pero su trasfondo es inmoral, no obstante, leí en uno de sus libros el siguiente aforismo que me hizo comprender el porqué a veces soy duro y frío para con mis semejantes, lo cito en francés «En vivant et voyant les hommes, il faut que le coeur se brise o se bronze» lo cual significa, que «viviendo y viendo a los hombres, hace que el corazón se rompa o se endurezca». Ya por las noches, antes de dormir, leo el tratado político de Spinoza, para no olvidarme que mientras -lamentablemente- viva en una sociedad subordinada a las leyes que dicta nuestro gran Leviatán, uno debe ser cauto y ver la manera de vivir en paz, más con uno mismo que con las leyes que el Estado te impone. A veces quisiera tener las agallas de Thoreau o el romano Catulo y gritarle al Estado que ¡Se meta sus leyes a una parte del cuerpo donde no le entra el sol!. Ofrezco disculpas por esta última expresión, pero ¿cuán difícil es vivir entre los hombres y sus leyes cuando te das cuenta que la maldad y la corrupción son las verdaderas reinas de una nación que vive con el antifaz de la "democracia" y el sometimiento de los más débiles? En fin, amigo mío, aunque tengo cerrado las redes sociales y apagado el celular (guardado en mi casa), desde esta cabina solo entré para responder tu email y el de algunas otras amistades que amablemente se toman la molestia y el tiempo de poder escribirme y así compartir sus experiencias con este servidor de la razón. Ofrezco mis disculpas, si esta misiva no fue tan larga como la anterior, pues ya responderé a tu otra interrogante, en el próximo email.
Iovem soli gloria in coelis et pax in terra!
(¡Solo a Júpiter la gloria en el cielo y paz en la tierra!)
Un fuerte abrazo!
Atte. Ephraim Misarius Torpocus
-----------
(Correo enviado a Jonathan Ab. en el año 2012).


jueves, 8 de marzo de 2018

El importante rol de la mujer en la historia del pensamiento

Siempre que leemos sobre filosofía, la primera imagen que se nos viene a la mente, es la de los filósofos, si, filósofos y no filósofas (aunque sabemos que existieron) pero ¿por qué ocurre esto? La respuesta es simple, por falta de investigación en la historia, o para ser más claros, el desconocimiento del importante rol que la mujer pensante, la filósofa, quien empezó a desempeñar en el  mundo antiguo, como en la modernidad.  


Un primer texto para llevarnos a un recorrido del importante rol de la mujer pensante por el mundo antiguo, sería la obra de la historiadora y escritora francesa, Claude Mossé, cuyo título es La mujer en la Antigua Grecia. Claro que existen otros textos que nos pueden narrar la historia de las filósofas, algunas de ellas mártires como Hipatía de Alejandría, pero la obra de Mossé, es una obra recomendable para empezar. 
¿Resulta interesante la obra de Mossé? Claro que sí. Por ejemplo, en uno de sus capítulos, nos narra la historia de una mujer griega llamada Lisístrata, quien comenzó una especie de revolución y huelga sexual contra los varones (quizá así pudo surgir el «primer movimiento femenino por sus derechos»). Y así como la información que nos brinda Mossé en su obra, podemos encontrar en otros textos, datos igual de interesantes que este, pues ¿sabían que Protágoras (de Abdera) tuvo como tutora a una mujer? Sí, ella se llamó Aspasia de Mileto. Pero no fue el único que aprendió de una mujer, sino también vemos el caso de Sócrates, quien en la obra de Platón El Banquete, nos narra que aprendió muchas cosas sobre el amor, de una mujer llamada Diótima de Mantinea. Pero ya que estamos hablando de las mujeres en el mundo griego, no podemos dejar pasar por alto a dos excelentes e inteligentísimas féminas, como lo fueron Hiparquía de Tracia e Hipatía de Alejandría, pues ella, fue considerada la primera mujer científica del mundo heleno, además de ser filósofa, astrónoma y una gran matemática. Pero no todo fue filosofía para las féminas griegas, sino notemos el caso de la poetisa de Lesbos, Safo, a quien Platón denominó como la «décima musa», pues quien ha leído los versos de Safo, podrán percibir todo el sentimiento y un bello sufrimiento a través de sus escritos.
Y del mundo antiguo, nos trasladamos hasta la edad media, porque las mujeres filósofas, las grandes pensadoras empezaban a marcar ya un terreno en la historia, como lo fue Hildegarda de Bingen (1098-1179), escritora, compositora y mística alemana, quien dejó varios escritos sobre botánica, medicina y astronomía, una mujer excepcional y que amaba la investigación por las ciencias. Ingresando a la época del renacimiento, entre los siglos XV y XVI, el rol de la mujer por la cultura, comenzaba a tener mayoría, pues muchas de ellas empezaron a interesarse por las ciencias, la botánica, la filosofía, la historia, la astronomía y la literatura. En el terreno religioso, no podemos olvidarnos u omitir a Teresa de Jesús (1515-1582), escritora y fundadora de monasterios, de quien se puede decir, fue una auténtica cristiana, pues era el ejemplo de la mujer virtuosa, una dama entregada en cuerpo y alma al servicio de Dios. Precisamente sería de ella, de quien Agnes Gonxha Bojaxhiu, eligiera su nombre para pasar a llamarse Madre Maria Teresa de Calcuta. Teresa de Jesús, dejaría una obra -entre varias- titulada Las moradas (1577), donde propuso un camino interior de redención, que llegara a conducir a la beatitud y la paz. 
Durante el siglo XVII, hubieron grandes féminas que no solo destacaron por su manera de pensar, sino también por sus aportes intelectuales, desde historia, ciencia, filosofía y no podrían faltar los primeros escritos poéticos. Mujeres de la talla de Madame de Sévigne, Isabel de Bohemia, Lady Conway, Sor Juana Inés de la Cruz, Catharine Trotter. En el siglo XVIII, tenemos a Madame de Chátelet, Olympe de Gouges, Mary Wollstonecraft, Madame de Stael, Flora Tristán y Eleanora Marx (hija de Karl Marx), quien se encargo de traducir obras como Madame Bovary y La dama del mar.
Más adelante, ya en el siglo XIX y XX, llegarían no solo mujeres filósofas, sino también poetisas y escritoras que deslumbrarían aún más al mundo con sus grafías y pinturas, tales son el caso de Hannah Arendt, Simone de Beauvior, Alejandra Pizarnik, Frida Kahlo (pintora mexicana), Blanca Varela, Sylvia Plath, Anne Sexton, entre muchas otras, que dejaron una huella y un legado inborrable en la historia de las grandes mujeres. Pero si de filósofas empezamos tratando este breve escrito, entonces terminaremos mencionando a grandes filósofas de estos dos siglos. Así tenemos a Rosa Luxemburg, María Montessori, Hedwig Conrad-Martius, Edith Stein, Simone Weil, Ayn Rand, Maria Zambrano, Elizabeth Anscombe, Sylviane Agacinski y Chantal Delsol. 
 ¿Y qué pasó con el siglo XXI? ¿Acaso no hay filósofas destacadas en nuestra época? Claro que las hay y estoy seguro que una de ellas, será Siomara Flórez (Colombia), a quien dedico este escrito en el día internacional de la mujer: 8 de Marzo. 
Por: David Misari Torpoco.






domingo, 7 de enero de 2018

Vacaciones (hasta fines de enero)


Categoría: Publicación Personal.
Jajaja, no sabía que existieran personas que me pregunten por inbox lo siguiente (copio y pego): «Doctor ¿que pasó con séneca o las publicaciones de la filosofía? ultimamente solo postea cosas de dibujos chinos».
Bueno, la respuesta es simple, para empezar, no es secreto o misterio alguno (para los que me conocen en persona) que soy admirador de animes y mangas japoneses (de algunos, claro está), pero de mi ranking de 10 animes/ mangas que he visto y leído, no negaré que Saint Seiya o «Los caballeros del zodiaco» -para mí- es el mejor de todos. Si últimamente paro posteando noticias o post, sobre Saint Seiya, es porque me encuentro de vacaciones hasta el 20 o 25 de enero, y durante este lapso de tiempo, me gusta recrearme posteando sobre el aspecto no-académico, que también me agrada de mi vida. No todo es estudio y libros, tengo de Febrero a principios de Diciembre para postear cuestiones académicas, trabajos, clases, conferencias, coloquios y mis nuevos proyectos editoriales.
Pero también, como humano que soy y nada humano me es ajeno, como diría el gran romano Terencio, tengo pleno derecho y libertad para postear lo que se me antoje en mi facebook. Digo esto, porque hay personas que piensan que uno en facebook, solo debe postear cosas académicas, trabajos, reuniones sociales o cosas importantes, olvidándose por completo que tenemos una vida, y como tal, la vida que tenemos está llena de momentos buenos, como malos, pero además de eso, tenemos solo una vida y no por ello, todo ha tener que ser estudio o trabajo. Si hay momentos para salir a rumbear, pues bien ¡hacedlo!; si hay momento para salir con los amigos y amigas ¡hacedlo!; si hay momento para hacer el amor o tener sexo, pues hay que disfrutarlo al máximo y tenerlo, con la pareja, con la amiga o con alguna persona que nos haga sentir bien; si hay momento de leer un buen libro, pues a disfrutar de la lectura y a extraer todo lo bueno que tenga el libro; si hay momento para salir a caminar a la playa, pues a disfrutar plenamente la caminata; e igual para todo lo demás que uno desee hacer en la vida, hay que vivir cada día al máximo y de la manera en que queramos hacerlo, procurando, eso sí, dañar, lastimar, ofender o juzgar a otras personas. Tal es mi filosofía de ver la vida, por eso que cada cosa que hago, sea académica o no, lo hago con pasión y doy el 100% de mi dedicación para ello (incluso hasta para disfrutar de la lectura de un buen manga, o ver completo un anime, me tomo uno o dos días enteros para hacerlo /jornada maratónica). Al final, les dejaré las 9 canciones que considero las mejores de Saint Seiya (Theme songs).
Disfruten de la vida, siempre, en donde estén y que la fuerza del cosmos, los ilumine siempre.


sábado, 23 de diciembre de 2017

25 de Diciembre: Sol Invictus o divino niño Jesús

A partir del 22 de diciembre, las personas se preocupan en hacer compras para «las fiestas navideñas», porque ya está cerca la llegada del «nacimiento del niño Jesús». Aguardando con ansias la llegada del 24 por la noche, con una «cena navideña» y culminar en un feriado (25 de diciembre) y decir «ya pasó la navidad», cuando sea martes 26. Pero ¿por qué la gente hace esto?
En la antigüedad, se celebraban diversos rito y cultos al dios Sol, entre los cuales, había uno denominado «Sol Indiges» (el sol nacido o el sol invocado), aunque se sigue en un arduo debate por los más reconocidos filólogos, sobre la etimología de la palabra «indiges». Sin embargo, la denominación «Deus Sol Invictus» llegaría a formarse con analogías del título imperial «titulature plus felix invictus», que si lo traducimos del latín, significa «laborioso afortunado, inconquistado». Más allá de esto, podemos observar que los romanos tenían clara las fechas en donde se «celebraban» estas fiestas, denominadas «paganas» por los primeros cristianos de la nueva era. Pero ¿antes del «Sol Invictus» había alguna otra fiesta? La respuesta es sí.
Las fiestas de Saturnalia o «Saturnales» precedían a la celebración del «Sol Invictus». Las saturnales comenzaba el 17 de diciembre y tenía una duración de 7 días. Estas saturnales, estaban consagradas y dedicadas al antiguo dios de la semilla, la agricultura, las cosechas y el vino (antes de Baco), el cual era: Saturno o «el dios Saturno». Lo curioso de esto, es que dicha fiesta, tenía rasgos y características similares a las que la mayoría de las personas celebran al llegar «la navidad», pues no solo las comidas era el atractivo de estas fiestas, sino el intercambio de regalos. Luego del último día de la saturnalia (el 24 de diciembre por la noche), era donde se celebraba el «Natalis Solis Invictis» (nacimiento del Sol Invencible), al cual, lo personificaban muchos con el dios Mitra, aunque se debe reiterar que el culto al dios Mitra, tuvo sus orígenes en la cultura persa, el dios Mithra persa, el cual se convirtió en la religión dominante de Roma, por lo general, fue adoptado por los soldados y generales romanos, ya que Mithra, también era un dios que combatía las fuerzas del mal. Sin embargo, esto de «nacimiento» del dios Sol, para otros era un «renacimiento». Pero pasemos a tratar un poco más sobre el «Sol Invicto».    
Actualmente, lo que conocemos como «nacimiento del niño Jesús», no es más que el «Dies Natalis Solis Invicti» (El Festival del Nacimiento del Sol Inconquistado), el cual se celebraba, cuando la luz del día aumentaba después del solsticio de invierno, en alusión al «renacimiento» del sol. Este Festival pagano -si usted es católico o profesa alguna religión cristiana, sépalo bien, es un festival PAGANO- corría desde el 22 de diciembre, donde las personas prácticamente dejaban de hacer sus labores y se preparaban para los grandes banquetes o manjares (lo que llamaríamos hoy «almuerzos y cenas navideñas»), alistaban sus mejores prendas y se honraban en festejar «la llegada» o el «renacimiento» (o nacimiento) del todopoderoso dios Sol Invictus, quien al llegar o renacer (o nacer), lo hacía con un brillo resplandeciente sobre su cabeza o «corona» (o rayos solares).
Entonces ¿por qué denominamos «navidad» a un antiguo culto pagano? Lo que se conoce como «navidad» propiamente dicha, empezó a ser una «fiesta cristiana» a partir de la época del emperador Constantino, pues en el año 336 aparecería por vez primera dicha fiesta en el calendario romano y poco a poco fue entrando en las «tradiciones oficiales de la iglesia cristiana». Debemos ser claros con esto, ya que para los que hemos leído la biblia, en NINGUNA parte se menciona la fecha exacta del «nacimiento de Jesús». La palabra «navidad» proviene del latín «nativitas» que significa precisamente «nacimiento» y está aludida y referida por la tradición católica al «nacimiento de Cristo», el cual se comenzó a celebrar cada 25 de diciembre, porque tal fecha había encontrado popularidad en los antiguos romanos y romanos-cristianos, haciéndoles creer que el «dios Sol Invictus» es o era el Cristo. Desde la época de Constantino, las celebraciones del imperio comenzaron a reemplazarse por las «celebraciones cristianas». De tal modo, en el siglo V, quedó oficialmente que el nacimiento de Cristo, era el 25 de diciembre y con ello, desapareció la figura del Sol Invictus.
La pregunta ahora es, sobre todo si te consideras buen «cristiano» o «cristiana»...¿enseñarás a tu hijo o hija a celebrar "la navidad" o le contarás el mito del dios Sol Invictus?

viernes, 22 de diciembre de 2017

Alberto Borea cita a filósofos y escritores en su defensa a PPK - Diciembre 2017


Más allá de la vacancia o no, del presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK), el abogado Alberto Borea, sorprendió a muchos de los mismos congresistas, al citar a conocidos filósofos (pero poco estudiados por muchos), palabras en latín (como mores, ultima ratio y fiat iustitia et pereat mundus), y a escritores de renombres. Borea, empleando un arma de la retórica –tal cual lo hubiera hecho el mismo Cicerón– dio gala de una excelente retórica al pronunciar su discurso. Hubo citas que fueron más destacadas que otras, como también, en otras donde se equivocó (como en el caso de García Belaunde, donde lo cita de manera errónea, confundiéndolo con un personaje de uno de los cuentos de Gabriel García Márquez, como también cuando habla del principio en latín «Favor populis», donde dijo que en cualquier caso hay que estar a favor de la interpretación que quiso el pueblo. Sin embargo, no dice en dónde se encuentra tal principio, por lo tanto, es Incierta

Encontramos un leve error, cuando Borea dice «¿Un pecado venial lo podemos convertir en un sacrilegio para mandarlo al décimo infierno de Dante?», pues bien, para los que hemos leído la Divina Comedia, sabemos que Dante solo describe nueve círculos infernales, no «diez», sin embargo, Borea –a lo mejor– quiso referirse a la décima fosa perteneciente al octavo círculo, donde estarían los charlatanes y falsificadores. Se Equivocó.

Algunas citas que menciona, son las que sigue:
·      
              Raymond Aron: «La estabilidad política, depende de la disciplina de las ambiciones». De su obra Democracia y Totalitarismo. Correcta.

·           Terencio: «Soy un hombre. Nada humano, me es ajeno». En la obra Heautontimorumenos (el enemigo de sí mismo). Correcta

·        Montesquieu: «Montesquieu escribía precisamente sobre esto en su famoso libro "El espíritu de las leyes" nos señala esta frase: Todo se habría perdido si el mismo hombre, la misma corporación de próceres, la misma asamblea del pueblo ejerciera los tres poderes». En este caso, la cita es correcta, pues en la obra El espíritu de las leyes, Libro XI, Capítulo VI, lo encontramos. Correcta.

·     Los romanos: «No se puede conseguir por la vía indirecta lo que está prohibido que se consiga por la vía directa». Lamentablemente, Borea no cita en qué texto o a qué jurisconsulto romano pertenece esta cita.  Incierta.

·        Aristóteles decía en su Ética a Nicómaco: «Cuando tu quieras saber si una cosa es derecho, aunque no tengas formación jurídica, solo tienes que preguntarte si es lógico o no es lógico. Si una cosa no es lógica, no es derecho». Aunque esta cita parece dudosa o equívoca en la obra de Aristóteles. Incierta (no específica).

·        Fernando I«Fiat iustitia et pereat mundus», como bien sabemos «Hágase justicia aunque perezca el mundo». Aunque en latín, el «et» significa «y», tiene el significa de «aunque». Correcta 

Otras obras que Borea menciona durante su discurso.

Poemas Humanos / Obras completas - César Vallejo
La Divina Comedia - Dante Alighieri
Perfiles de Coraje - John F. Kennedy
Reflexiones sobre la Revolución Francesa - Edmund Burke (1729 -1797)
Historia de la corrupción en el Perú – Alfonso Quiroz
Redoble por Rancas – Manuel Scorza
- «Un día de estos» (Los funerales de Mamá Grande) – Gabriel García Márquez
Yo acuso – Emile Zola
- «Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas…» – Martin Niemoller, citado erróneamente como Bertolt Brecht





martes, 12 de diciembre de 2017

Etimología de la palabra «Derecho»: Origen en la India



Encontrar un solo significado para la palabra «Derecho», sería difícil para poder describir la naturaleza y esencia de la misma. Como abogados, sabemos que el vocablo «derecho» se encuentra cargado de una polisemia (pluralidad de sentidos) que tiene como particularidad, el no poder establecer una sola noción, puesto que trae consigo, un resultado complejo y colosal abstracción de conceptos, que complica la labor de muchos filósofos del derecho, a la hora de dar por asentado una sola definición.

Fue así, como esta «pluralidad de sentidos» atrajo mi atención, lo cual hizo que me dedicara a profundizar e investigar con mayor dedicación, las raíces del vocablo «derecho», logrando obtener  valiosas fuentes históricas y filosóficas del derecho. Sin embargo, luego de revisar los distintos materiales que encontré –desde textos en latín a textos en francés y alemán– mis investigaciones dieron como resultado que, aunque no se puede precisar con exactitud, el momento histórico y preciso en que se originó o acuñó el término «derecho», los textos etimológicos ofrecieron una posible respuesta. Es casi seguro, que muchos estudiantes de derecho y abogados, concebimos la idea en la cual, el término «derecho» se originó en Roma –porque a muchos de nosotros nos han enseñado así– y no sería incorrecto pensar de esta manera, puesto que en Roma, se comenzó a regular las leyes para la urbe, como también, se llegaron a crear, diversas instituciones jurídicas, sin olvidar los grandes debates que se producían en el foro, como también entre los senadores y jurisconsultos romanos, todos teniendo como fin, impartir justicia.

Roma no fue precisamente donde nació el derecho, pero si donde se institucionalizó, por establecer leyes que con el tiempo, llegarían a formar parte de los primeros códigos redactados en muchos países. Empero, por más que Roma nos haya dejado como legado sus leyes e instituciones, el término «Ius» que conocemos como principal alusión al derecho objetivo, esto es, al conjunto de normas que constituyen al ordenamiento jurídico, no tendría sus orígenes en Roma, sino en una cultura mucho más antigua, me refiero a la India. ¿Cómo llegué a esta conclusión? Gracias a los distintos alcances y brevísimas nociones que proponen Pott y Pokorny, expertos en lexicografías y estudios de lenguas indoeuropeas, como también, un conocido por muchos de nosotros, el alemán Rudolph Von Ihering y el jurista suizo Pictet, quienes tuvieron la ligera sospecha, que el «Ius» de los romanos, probablemente no sea propio de ellos. En este sentido,  seguí con mis investigaciones, las cuales me llevaron hasta la voz en sánscrito[1] इउ  «iu» /yu/, teniendo como raíz las voces *yeu- o *yeu-g, cuyo significado es «unir», «unión», «ligar» y «vincular», con lo cual, podemos concebir claramente, que el «IUS» de los romanos (entendido como «derecho») tendría por finalidad «unir a la sociedad mediante un cuerpo o conjunto de normas».

Actualmente, es importante resaltar que esta raíz sánscrita «iu» (yu), podría ser el antecedente propicio para el vocablo latino «ius» (yus), ya que los romanos también asociaban el término «ius» para referirse a un rito o expresión ritual de carácter «sagrado», lo cual también guarda mucha relación con la raíz védica «yos», cuyo significado es «santo»; «puro»; «verdadero» y «celestial», haciendo alusión a la divinidad o lo sagrado. De «yos» (raíz védica) a «ius», no parece haber gran diferencia, tanto en el sonido de su pronunciación, como en el significado del carácter sagrado, incluso teniendo cierta vinculación con el Dharma (buscar: Derecho hindú).

Importante recalcar y reconocer, que la palabra «derecho», vinculada directamente con nuestra profesión, tenga sus orígenes en voces sánscritas y raíces védicas, antes que llegue a establecerse en Roma (Ius), tal como lo conocemos. Incluso, si nos percatamos bien, se le otorga al derecho –en sus orígenes– un carácter sagrado y ritualista, donde el derecho mismo pasa a ser algo sagrado.

No en vano los primeros hombres de las antiguas civilizaciones que otorgaban y regulaban la conducta de los habitantes, antes que surjan los primeros abogados, fueron los sacerdotes, motivo por el cual encontramos en el libro primero del Digesto, lo siguiente: «Cuius merito quis nos sacerdotes appellet, iustitiam namque colimus et boni et aequi notitiam profitemur», cuya traducción es: «En mérito de esto, alguno nos llama "sacerdotes", pues servimos a la justicia y nos dedicamos al conocimiento de lo bueno y lo justo» (Domiciano Ulpiano, Inst. D. 1,1,1, y pr.).

Por: David Efraín Misari Torpoco.

Si desea citar este escrito en algún trabajo de investigación (tesis, libro, revista,  monografía, etc.), puede hacerlo del siguiente modo:

MISARI TORPOCO, David Efraín (2016). Latín Jurídico: Aplicación Práctica. Fondo Editorial ESIPEC. Lima, Perú. pp. 92-94. ISBN 978-612-46932-4-3





[1] Es importante mencionar que la palabra «derecho» tal como lo conocemos actualmente, no existe en sánscrito, puesto que no hay una palabra que corresponda al término «derecho» que guarde relación con «sistema de leyes» o «cuerpo normativo». Pero no ocurre lo mismo, si analizamos solo la raíz de una palabra en sánscrito, como lo es «iu» (yu).  


domingo, 3 de diciembre de 2017

Laura abest (Laura no está en latín)

«Laura abest»  /Laura está ausente/

Amor vita est
(El amor es vida)
essentia quoque
(esencia también)
amoris est fortior amicitia,
(el amor es más fuerte que la amistad)
amoris adsum
(el amor está presente)
amoris irae
(las peleas del amor)
amoris integratio sunt;
(reanudan el amor)
amoris vulnus idem sanat
(la herida de amor la sana el mismo)
qui facit, ita est
(que la hace, es así)
nam amor omnia vincit!
(pues el amor todo lo vence!)

Laura abest
(Laura no está)
illa adsum
(ella está ausente)
Laura abest in vita mea,
(Laura en mi vida, no está)
carpe diem
(aprovecha el día)
prodest semper
(aprovecha siempre)
amor aliquando etiam nocet,
(el amor hiere algunas veces)
num is sum qui mentiar tibi
(crees que te mentiría?)
amor animi arbitrio,
(elegimos amar)
sumitur non punitur.
(pero no podemos elegir dejar de amar)

Chorus:

Cor meum tibi offero, Laura!
(Mi corazón te ofrezco, Laura!)
prompte (est) et sincere, cor unum,
(pronto y sincero, un solo corazón)
argue sapientem et diliget te!
(reprende al sabio y te amará!)
caecus amor Laurae, ita est...ita est.....(ooh, ooh)
(el amor por Laura es ciego, es así, es así)

Laura abest
(Laura no está)
cor mea abest
(mi corazón no está)
Laura non est iam dea mea,
(Laura ya no es mi diosa)
noli me tangere amor,
(no me toques amor)
omnis amans militat;
(todo amante hace la guerra)
pectus non est pars vehementer provocans,
(el pecho no es parte que provoque)
provocans ad lasciviam,
(que provoque la lascivia)
ni te plus meis amarem.
(si no te amara más)

Chorus:

Cor meum tibi offero, Laura!
(Mi corazón te ofrezco, Laura!)
prompte (est) et sincere, cor unum,
(pronto y sincero, un solo corazón)
argue sapientem et diliget te!
(reprende al sabio y te amará!)
caecus amor Laurae, ita est...ita est.....(ooh, ooh)
(El amor por Laura es ciego, es así, es así)
...

Favus distillans labia tus,
(tus labios destilan néctar)
mel et lac,
(miel y leche)
sublingua tua,
(bajo tu lengua)
Gratia et...amore tui...
(por gracia y por amor tuyo)
per omnia experiri effugio
(pruebo todo por escapar)

Mortuus sum!...
(¡Estoy muerto!)

Pondus meum amor tuus eo feror,
(mi carga es tu amor y por el)
quocumque ad inferos!
(soy llevado a los infiernos!)
nam post coitum tristitia mansi...
(pues luego del coito, solo queda tristeza)

Chorus:

Cor meum tibi offero, Laura!
(Mi corazón te ofrezco, Laura!)
prompte (est) et sincere, cor unum,
(pronto y sincero, un solo corazón)
argue sapientem et diliget te!
(reprende al sabio y te amará!)
caecus amor Laurae, ita est...est...
(el amor por Laura es ciego, es así, lo es)

Hoc volo sic iubeo, Laura!
(lo quiero, así lo mando Laura!)
sit pro ratione volun....voluntas!
(baste mi voluntad...mi voluntad como razón!)
Fortis dilectio est ad Laura ut mors,
(El amor por Laura es fuerte como la muerte)
Amoris sine Laurae, nihil est.....Laura abest.
(El amor sin Laura, nada es....Laura no está)


........................................
Letra en latín por: David Efraín Misari Torpoco.
Título de la canción en latín:  Laura abest.
Diciembre 2018.